Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Habitación infantil
¿Cómo guardar la ropa del bebé?

La velocidad a la que crecen los niños y sobre todo los bebés es alucinante. Tanto, que el nuevo conjunto tan bonito, que ayer llevaba hoy ya se le ha quedado pequeño

09/09/2020

La velocidad a la que crecen los niños y sobre todo los bebés es alucinante. Tanto, que el nuevo conjunto tan bonito, que ayer llevaba hoy ya se le ha quedado pequeño. De hecho, en la mayoría de los casos, crecen tan rápido y contamos con tanta ropa, que hemos comprado o nos han regalado, que sólo nos da tiempo a usarla una sola vez. Por ello, la mayor parte de papás y mamás deciden guardarla y aprovecharla para el futuro hermanita o hermanito, e incluso para primos. 

Sin embargo, ¿No os ha pasado que al ir a utilizarla de nuevo, esta no se encuentra en las mismas condiciones que cuando las guardasteis? Ha dejado de tener ese olor a bebé que tanto nos gusta. Para evitar que esto suceda, hemos preparado este artículo dando una serie de consejos para guardar la ropa de los bebés, que nos han compartido desde la el fabricante de ropa para bebés, Paz Rodríguez.

 

 

Trucos para guardar la ropa del bebé

 

Toma nota de todas estas recomendaciones para guardar la ropa de tu bebé. Con ellas conseguirás mantenerla como nueva, por muchos años que pasen. 

Por mucho que no queramos hacer acopio de ropa, es imposible llevar a cabo esto cuando en casa tenemos un bebé. Se manchan tanto y crecen tan rápido que es inevitable no estar comprando ropita de bebés constantemente. Pero claro, a los dos días se les ha quedado pequeña y nos encontramos con un montón de ropa acumulada, que casi no nos cabe y no tenemos dónde guardarla. Por ello, tener una buena organización es indispensable y te garantizará comodidad a la hora de encontrar lo que buscas y diferenciar, lo que aún le sirve de aquello que se le ha quedado pequeño. 

 

Por suerte, la ropa de los bebés es tan pequeña, que a poco que seamos ordenados tendremos muy fácil el poder guardarla. Para almacenar ropa y objetos de bebé contamos con armarios, cajoneras, baúles… Tanto de tamaño bebé, como tamaños normales, con los que podrás aprovechar y optimizar mucho más el espacio. Optando por muebles de adultos para guardar toda la ropa del bebé, podrás personalizar el interior de estos añadiendo accesorios extras como barras de colgar, compartimentos o divisores para cajones, bandejas, cestas… De esta forma, será súper sencillo organizar la ropa del bebé por tamaños, temporadas, estaciones, ocasiones, usos… 

 

No obstante, ahora también puedes encontrar muebles para dormitorios de bebés con gran capacidad de almacenaje, como los que puedes encontrar en nuestra tienda online, haciendo clic aquí. 

 

También es importante tener perchas de tamaño bebé para colgar la ropa. Si empleas las de tamaño adulto para una ropa tan pequeña, podrías deformarla y acabar estropeándola. Doblea adecuadamente la ropa. Así evitarás que se arrugue y ocupará menos espacio. 

 

Cómo guardar la ropa de bebé que se ha quedado pequeña

 

Si toda la ropa que ya no vas a utilizar la guardas para futuros bebés, lo mejor es que uses cajas de almacenaje herméticas. Con ellas, evitarás que entre el polvo, que acabaría desgastando las fibras de la ropa. También es recomendable que la guardes por tallas e, incluso, por temporadas y todas en el mismo lugar. Así, cuando hayan pasado varios años, te será más fácil localizarlas. 

 

Por supuesto, antes de guardarla es importante que la laves. De esta forma, evitarás sorpresas cuando la rescates, como manchas persistentes o resecas, que ya no desaparecen. De esta forma, también evitamos que se generen o atraigan bichitos, que puedan comerse el material de la ropa o hagan nidos en ella. Revisa toda la ropa antes de guardarla, así localizarás todas esas manchas, que debes hacer desaparecer. Aprovecha para deshacerte de aquellas que estén en mal estado. A la hora de lavarla, hazlo con los mismos cuidados que el resto de la ropa de bebé que sigues usando. 

 

Aprovecha para deshacerte de aquellas que estén en mal estado. A la hora de lavarla, hazlo con los mismos cuidados que el resto de la ropa de bebé que sigues usando. 

Retira de la ropa los elementos y abalorios que puedan deteriorarse, como algunos botones que podrían oxidarse. Estos es mejor que los guardes en una cajita aparte, localizada para no perderlos. Además, plancha la ropa antes de guardarla. Así ocupará menos espacio, que arrugada. 

 

Coloca las cajas de almacenaje en lugares secos, libres de ácaros, polvo y humedad. Gracias a ello, conseguirás que la ropa adquiera olores desagradables o la aparición de moho. Bajo ningún concepto guardes la ropa de tu bebé en cajas de cartón, este no es un material adecuado para este tipo de almacenamiento, ya que, con el paso del tiempo, las prendas adquieren un olor a cerrado nada agradable. Evita también las bolsas de plástico, que pueden transferir humedad. 

 

Si lo prefieres, puedes usar bolsas con sellado al vacío para guardar la ropa de tu bebé. Con ellas, la ropa quedará protegida completamente del polvo y moho, y ocupará mucho menos espacio en el lugar en el que las guardes. El único contra, es que probablemente, la ropa quede arrugada. 

 

Por último, debes saber que aprovechar la ropa de unos hermanos a otros trae mucho beneficios, no sólo para el bolsillo de los padres, si no, para el desarrollo de los niños. Estos crecerán con un sentimiento de orgullo y protección hacia su hermano pequeño, y les servirá para ver lo importante que es el compartir. Además, gracias a ello se establecen lazos muy positivos entre ellos. 

Compartir en  Facebook  |  Twitter