Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Habitación de bebé
4 imprescindibles en la habitación de tu bebé

En Garabatos te mostramos cuatro objetos imprescindibles que deben estar sí o sí en la habitación de tu bebé y que te facilitarán la vida permitiéndote disfrutar de lo que de verdad importa: tu pequeño. 

07/04/2021

Cuando te enteras de que la cigüeña está en camino, te invade una alegría infinita, ¡qué emoción! Pero, de repente, sientes un tímido cosquilleo en la barriga. ¿Sabremos hacerlo bien? ¿Seremos buenos padres? ¿Qué necesita nuestro pequeño? ¿Nos dará tiempo a prepararlo todo? Lees, preguntas, pides opiniones y sugerencias, y trabajas duro para prepararte física y mentalmente para la nueva vida que te espera. 

 

Una de las primeras cosas que debes hacer es crear la habitación del pequeño para que todo esté preparado a su llegada. En Garabatos te mostramos cuatro objetos imprescindibles que deben estar sí o sí en la habitación de tu bebé y que te facilitarán la vida permitiéndote disfrutar de lo que de verdad importa: tu pequeño. 

 

 

1. Cuna

 

Durante sus primeros meses de vida, tu bebé dormirá la mayor parte del día. Tener una cuna cómoda es imprescindible para su salud y bienestar: se trata de la actividad más importante que el cerebro de los bebés realiza durante sus primeros meses de vida.  

 

Existen muchos tipos de cuna para bebés: desde la cuna clásica, la cuna de toda la vida con barandilla; hasta las cunas convertibles. Éstas últimas son los todoterrenos de las cunas ya que tienen cajones, cambiador incorporado y estantes para poder modificarlas conforme tu bebé va creciendo. Además, si dispones de espacio, comprar un moisés o una minicuna adicional te facilitará mucho tu día a día puesto que podrás moverla de una habitación a otra. 

 

 

2. Ropa de cuna

 

En primer lugar, debes contar con un protector de cuna. Son un sistema de protección que se coloca en la cuna para proteger a los bebés de golpearse cuando se mueven en el interior de la misma. Debe ser colocado protegiendo tanto el cabecero como los laterales. Es importante no utilizar cojines y almohadas que no sean para este uso. 

 

Además, debes contar con al menos dos juegos de sábanas diferentes y un saco de dormir o funda nórdica. Acuérdate de no dejar peluches ni otros objetos en su cuna mientras duerme para evitar posibles peligros de asfixia. 

 

 

3. Cambiador

 

Mentalízate, ¡cambiarás pañales muchas veces al día! Por eso, una de las condiciones básicas de la habitación del bebé es el cambiador. Es cierto que puedes pensar en cambiarle en la cama o en el sofá pero tu espalda acabará muy pero que muy resentida de las malas posturas. 

 

Hay muchos estilos y modelos de cambiadores para elegir. Lo más importante es encontrar el que mejor se adapte al espacio disponible o a tus necesidades. Sin duda este es uno de los imprescindibles de la habitación de tu pequeño, tanto por su bienestar como por tu comodidad. 

 

 

4. Sillón de lactancia

 

Los primeros meses también pasarás muchas horas alimentando a tu bebé. Ya sea con lactancia materna o con biberón, necesitarás un lugar cómodo tanto para ti como para tu pequeño recién nacido. Los sillones de lactancia son ergonómicos y tienen una superficie muy favorable para brindar mayor comodidad tanto a los bebés como a los papás. Este tipo de sillón cuenta con un apoyo extra para evitar tensiones y posturas incómodas, y es el complemento ideal para la habitación del bebé. 

 

Si no dispones de espacio suficiente, siempre tienes la opción de elegir un cojín de lactancia. En general, son accesorios muy prácticos que puedes guardar en armarios o estanterías y te permitirán mantener una postura cómoda y relajada mientras alimentas a tu bebé. 

 

 

Como puedes ver, no son muchos los muebles necesarios para la habitación de tu pequeño. Sin duda, lo más importante es crear un espacio cómodo, práctico y bonito para poder disfrutar y cuidar de tu bebé y, sobre todo, ¡verle crecer!

 

Todas estas opciones y mucha más las encontrarás en nuestras tiendas Garabatos.

Compartir en  Facebook  |  Twitter