Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Habitación de bebé
Claves de la decoración unisex

Qué bonito es ese momento en el que te enteras de que en unos meses seréis uno más en casa, ¿verdad? Después de la alegría inicial es normal que vengan los nervios y la necesidad de organizarlo todo cuanto antes. Muchas veces, solemos dejar la habitación del bebé para lo último a esperas de saber de si es niño o niña.

15/07/2020

 

 Qué bonito es ese momento en el que te enteras de que en unos meses seréis uno más en casa, ¿verdad? Después de la alegría inicial es normal que vengan los nervios y la necesidad de organizarlo todo cuanto antes. Muchas veces, solemos dejar la habitación del bebé para lo último a esperas de saber de si es niño o niña.

 

Normalmente, tenemos a asociar el sexo de un bebé con un color y a partir de ahí ir configurando la decoración del que será su cuarto pero, ¿por qué asociamos siempre el azul para los ñinos y el rosa para las niñas? Hay una gama de colores infinitas que podemos usar para decorar la habitación de los pequeños independientemente de su sexo. ¡Y quedan preciosas! Por eso, hoy os vamos a dar unas cuantas ideas para que te animes con la decoración unisex.

 

Más allá de los colores neutros

 

Cuando nos decantamos por una habitación unisex para nuestros hijos tendemos a elegir directamente colores neutros como el blanco, el gris o el beige y esto es un error ¿por qué? Porque hay muchísimas más opciones de colores que puedes introducir y así darle luz y alegría a la estancia.

 

Aún así, si quieres una habitación clásica, te recomendamos que eligas un tono neutro para las paredes y lo combines con muebles blancos y acabados en tonos pastel que hagan juego con el color de la pared. Además, aquí el color madera puede ser tu gran aliado. No solo aporta calidez sino que le daun aire ‘boho’ que le da un toque muy original para una estancia infantil.

 

Para los bebés más atrevidos

 

Por el contrario, si eres más atrevida y te encanta la mezcla de colores… ¡Las posibilidades son infinitas! Dad rienda suelta a vuestra imaginación y combinad los colores que más os gusten pero ojo: aquí ningún color deberá prevalecer sobre el otro. Nosotros te recomendamos que, para ayudar al descanso, utilices tonalidades medias.

 

El gris, aunque es un tono neutro, es perfecto si lo que quieres conseguir es una habitación que le dure para siempre, ¡no pasa de moda! Además, puedes darle más alegría con cuadros, posters o cualquier otro elemento decorativo en el que añadas color.

Compartir en  Facebook  |  Twitter